La Asociación de músicos, Cantantes, Bailarines, actores, locutores y afines (Amucaba) en coordinación con la Familia Blanco Peña rindieron un humano reconocimiento póstumo a la pionera de la investigación del folklor y la danza en la República Dominicana, la artista del Folklor Elsa Blanco Peña, en su  primer aniversario de fallecida.

La soberna como le solían llamar, nombre con el que se le conoció por los años 1949 y bautizada por "Pedrito", un banilejo vecino del sector de Villa Juana. Fue la primera de su género en la investigación de la danza y el folklor del país, llegando a recorrer toda la geografía nacional junto a su inseparable compañero de baile, René Carrasco.

La actividad se realizó en el salón de eventos del Hotel La Casona Dorada del sector de Gazcue, donde se dieron cita familiares, amigos e invitados especiales a este significativo homenaje, entre los que cabe destacar la presencia del sub director de la Opret, Leonel Carrasco e. Ignacio Ditren,además de Reyes Moore Montalvo, director Nacional de Folklor, la ex vedette y gestora cultural,Martha Vargas; el folklorista Diógenes del Villar, y Fabiola Vélez viuda de Camaño.

En el acto fueron resaltados los aportes en la trayectoria de esta mujer olvidada y borrada de los archivos nacionales, donde nunca se la ha resaltado sus grandes aportes a su legado en la investigación de ritmos autóctonos del país.

De su familia estuvieron presentes sus hijas Joaquina de Luna  y Maritza Peña, varios nietos, su tía Lidia Blanco Zapata y sus sobrinas Lourdes, Ana Cecilia y su cuñada Ana Eduviges de Blanco, entre otros familiares.

Mientras que por Amucaba estuvieron la presidenta del gremio, Gladys Martínez; el secretario general, Edwin Grullón; el vicepresidente seccional de músicos, Cuso Cuevas, entre otros miembros.

Las emotivas palabras de su hermano, un sobreviviente de la tiranía trujillista, Eligio Antonio Blanco Peña, mejor conocido como "El Pai", resaltaron las bondades y el trabajo realizado por su hermana, señalando que fue maestra de Casandra Damirón, y de la profesora Josefina Miniño, adem[as de que su trabajo nunca había sido reconocido en el país.

"Fue de gran aporte y a modo de aclaración donde por primera vez se escuchó la biografía de la dama y el sobrenombre como se le conocía “La Soberana”, nombre acuñado a una folklorista fallecida también una vieja gloria del país, y del cual ha habido litis, se puede resaltar dentro de sus aportes a los distintos viajes realizado durante su exilio; así como de su participación en las películas CAÑABRAVA junto al rey del merengue  Joseito Mateo y El Poder del Jefe II.

La actividad que contó con el ballet del Ministerio de Turismo dirigido por Oscar Batista, además del mariachi Los Gavilanes.

Dar un agradecimiento especial para a la Cervecera Nacional Dominicana, a doña Taty Olmos y al Ministerio de Turismo, al Grupo Corripio y a los propietarios, empleados de este fabuloso y céntrico Hotel por sus atenciones.

De su vida privada y de su familia

Elsa María Blanco Peña tuvo cuatro hijas; Maritza Pichardo, Joaquina de Luna Blanco, Gilda Pichardo e Ivette Torres Blanco. Estuvo casada con el músico dominicano Lindo Darío Pichardo.

Como guerrera y luchadora después de permanecer por muchos años residiendo en los estados unidos  regresa al país, pero durante ese largo periodo de exilio paseo su arte por todos los distintos estados americanos,  con su esposo Darío  viaja a México y en su estadía logra grabar  mariachi en este país, además de dar a conocer sus investigaciones de los ritmos autóctonos de su añorado país viajo hacer presentaciones a Centro y Sur américa.  

Innata y convencida de sus antecedentes de luchadores y guerreros sus antecedentes se remontan a doña Ramona Blanco alias Monga que fue exiliada a Cuba en 1932 hasta el ajusticiamiento de Trujillo.

En 1933, el coronel Leoncio Blanco se levantó  en arma junto  a dos prominentes familias de Santiago los Perozos y los Jimenez Grullón.

En 1937, Enrique Blanco Mirabal también se levantado en arma y fue fusilado en la caldera como marino de guerra del  que era miembro solo por tener el valor  de oponerse a las torturas de la época.

Cabe resaltar el debut de una de sus alumna quien debutaba como bailarina y siendo una niña la hoy laureada y reconocida maestra del folklor Josefina Miniño.